Macetas exentas del impuesto al plástico en España

Con la Ley 7/2022 de residuos y suelos contaminados para una economía circular impulsada por el Gobierno de España, el impuesto al plástico introdujo un nuevo condicionante en el sector de la horticultura en España. Este impuesto, aplicado a productos fabricados con plásticos no reutilizables, tiene el objetivo de lograr que todos los envases puestos en el mercado sean reciclables en 2030, y siempre que sea posible, reutilizables.

Como señala la Agencia Tributaria, la base imponible del impuesto está constituida por “la cantidad de plástico no reciclado, expresada en kilogramos, contenida en los productos objeto del impuesto”. El organismo señala además que la falsa o incorrecta certificación “constituye una infracción tributaria específica grave que se sanciona con una multa pecuniaria proporcional del 50% de la cuota dejada de ingresar y un mínimo de 1.000 euros.

Según la Agencia Tributaria el devengo y contribuyentes difiere según los casos. Textualmente señala:

  • En la fabricación es contribuyente el fabricante y el devengo del impuesto se produce con la primera entrega o puesta a disposición, en territorio español, de los productos fabricados o con el cobro total o parcial del precio, si se realizan pagos anticipados a la entrega o puesta a disposición de los productos fabricados. La entrega o puesta a disposición se presume, salvo prueba en contrario, cuando se constaten diferencias en menos de existencias de productos fabricados.
  • En la importación es contribuyente el importador y el devengo del impuesto se produce en el momento en que se devenguen los derechos de importación conforme a la legislación aduanera.
  • En la adquisición intracomunitaria es contribuyente el adquirente intracomunitario y el devengo del impuesto se produce el día 15 del mes siguiente al que se inicie el transporte o expedición con destino al adquirente o en el momento de la expedición de la factura, si es anterior.

Desde el minuto uno de la entrada en vigor del impuesto, en enero de 2023, una de las principales preocupaciones en la horticultura podría ser el coste adicional que este impuesto supondría sobre los materiales plásticos utilizados en los viveros, principalmente las macetas. La normativa considera envase aquellas macetas destinadas a utilizarse únicamente para la venta y el transporte de plantas y no para aquellas macetas destinadas a la planta permanezca en ella toda su vida y viceversa.

En el caso de las macetas sí consideradas como envase, te damos una buena noticia: si optas por las macetas de Alber, al ser reutilizables están exentas de este impuesto. Esto no solo significa un ahorro económico sino también un paso hacia prácticas más respetuosas con el medio ambiente. Al elegir las macetas de Alber, los horticultores contribuyen a la preservación del medio ambiente y responden al mismo tiempo a una exigencia cada vez más habitual en los puntos de venta, el mercado y los consumidores.

De hecho, en Alber contamos con nuestra propia fórmula: 100 x 100 R + 100 x 100 R = 0 r

La reducción de residuos y el diseño de los productos para facilitar su reutilización y reciclaje son los primeros pasos para alcanzar una economía circular que nos acerque al residuo 0 (0 r).  Con esta filosofía y dado nuestro compromiso con el medio ambiente fabricamos productos de plástico 100% reciclados y 100% reciclables. Todos nuestros productos con la denominación RR100% están certificados por Institute Cyclos – HTP entidad especializada en evaluar y certificar la reciclabilidad de envases y mercancías.

Posted in

Alber Horticultura

es_ESSpanish